respiramos, estamos vivos… aprovechar esa union de esfuerzos en cada respiración, darle vida eterna a cada instante, sumar amor como si fuese una montaña por construir en 12 horas, a no perder un segundo, que nada quede en el tintero, ser unicos, ser epicos, llenar este mundo de momentos unicos, verdaderos y reales. Xime y Marcos dieron cátedra. Tanto se esforzaron por que esto sea asi… que cuando las lagrimas caen todo vale, cada km, cada grano de arena. Han dejado todo ahi y la fotografía que hice, mi fotografía, es para ellos, nadie más.

Pablo Martínez Olivares – Fotógrafo

Ramallo, Provincia de Buenos Aires

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *